Katerina Linke es una pianista y compositora que expresa (transmite) las emociones a través de la música con total sinceridad y profundidad, dibujando ambientes sutiles, frágiles, por veces oscuros pero siempre llenos de esperanza y poesía. Su música basada en la tradición clásica europea navega entre los estilos impresionismo tardío, jazz y minimalismo.

Sienta una gran pasión por el piano, su fiel compañero, que considera el instrumento más versátil, completo y autosuficiente, que se adapta a todos los géneros. Ha compuesto muchas piezas para piano que están reunidas en los álbumes de miniaturas Melodías en blanco y negro y Ciclo de Agua, donde crea sus propias historias, retratos y cuadernos de viajes basados en sus recuerdos, impresiones e imaginaciones. También tiene otras obras escritas para los conjuntos de cámara, obras vocales, corales y para orquesta.

Katerina ha colaborado en numerosos cortometrajes, animaciones y proyectos audiovisuales completando con su música el lenguaje cinematográfico. En algunas obras su sonido es un fundamento sobre el que se desarrolla la narrativa, y la música funciona como una sinfonía visual. En otras, la música subraya emociones y crea espacios sonoros que van más allá de lo material y consciente comunicando directamente con el alma. Le fascinan los proyectos multidisciplinares tanto trabajos para el cine, como el tándem de música con la poesía o ballet, donde las artes se inspiran una a otra y cobran su máximo poder emocional gracias a la música.

*Otra área de inspiración y exploración incesante es la electrónica, donde ahora mismo está poniendo su interés trabajando en su nuevo proyecto.

*El hecho de nacer en Rusia central y haber vivido en varios países como Japón, Portugal o España sin duda le ayudaron a abrir la mente y llevarse consigo una parte de cada lugar de modo que siente que ella y su música es de un mundo en que se traspasan las fronteras geográficas y tradiciones.

Paralelamente con la composición Katerina desarrolla su actividad profesional como pianista solista, miembro de diversos conjuntos de cámara y pianista acompañante, interpretando repertorio clásico, moderno y sus propias composiciones. Ha actuado como solista en países como: Rusia, Japón, Portugal, España, Alemania o Escocia. También tocó en varios festivales de España y Portugal. Participa regularmente como pianista acompañante en concursos nacionales e internacionales.

En 2017 Katerina formó el grupo Son Trío con Su Garrido Pombo (voz) y Susanna Blanco (cello) interpretando canciones con letra de poetas gallegos y su música original. El trío fue premiado en varias ocasiones a la mejor composición y a nivel interpretativo.